lunes, 1 de agosto de 2011

Un año de triatleta ( I )

Es 31 de julio y aun así tengo frío, veo a Pablo delante de mi y le castañean los dientes. El calentamiento en el agua y la espera en la arena se han hecho muy largos, ahora solo quedan unos segundos para dar la salida y es inevitable que el corazón se acelere. Bistiferra mira su garmin y su pulso ya esta a 90 yo creo que el mio supera los 100,  me centro en Loner, lo tengo delante, los dos estamos en posición de salida como si se tratase de una carrera de 5 km. El  agua nos espera a solo 5 metros y un escalofrío me recorre de arriba abajo, se perfectamente lo que va a pasar en unos segundos pero creo que nunca me acostumbraré a esta sensación.

Llevo dos días nervioso y es que este no es otro Triatlón más, este es especial, aquí me estrené hace un año y todo era muy distinto. La primera vez te puede marcar, en mi caso lo hizo muy profundo. En aquel primer triatlón llegué acompañado de Enric mi gran amigo, con el que he empezado muchas cosas, con el que siempre me responde cuando tengo un nuevo reto. No conocíamos a nadie y todo era desconocido para nosotros, que ropa llevar, como poner la bici en el box, que dejas allí, uff cuantas dudas. Nos las arreglamos como pudimos y tras dejarlo todo listo en el box nos fuimos a desayunar solos en un bar cercano. Tenía el estomago cerrado y no me entraba nada.

Ya en la arena, Enric y yo con nuestros bañadores de natación nos fijamos en la gente que nos rodea, es nuestro ritual previo a cualquier competición y nos divierte imaginar contra quien podemos competir y contra quien no. Hoy la visión nos asusta, enseguida identificamos a los profesionales, equipados con sus tritrajes y con cuerpos que dejan claro las horas de entreno acumuladas. Entre la masa de triatletas se distinguen los colores azul y amarillo que ya hemos visto en otros triatlones en los que participamos por equipos, la categorización está clara, contra estos no competimos. Así que nos colocamos detrás de ellos para no estorbar.

Un año después yo soy uno de esos uniformados de azul y amarillo esperando en la segunda linea de salida rodeado de compañeros y amigos con la confianza de que pase lo que pase hoy es mi día...

Dan la salida, conecto el crono, levanto la vista, la gente sale al sprint, el triatlón ya ha empezado!!


Continuará...

4 comentarios:

  1. y nos dejas asiiiiiii ???????????
    Continuaaaaaaaaaaaa porfa

    ResponderEliminar
  2. Para mi solo hay un momento superior a la adrenalina que se siente al momento previo a la salida, solo por eso, por el subidón de adrenanila antes de empezar vale el sacrificio del trabajo hecho. VAMOOOOSSSSS!!!!!GAAAASSSSS!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Siempre he dicho que me emociono mas en las salidas que en las metas, posiblmente porque en la meta ya estas cansado, ya sabes el resultado y es una mas, pero cada salida es una incognita, un goze....

    ResponderEliminar
  4. Bones cuoyot,
    Vaig ser a la cursa de Puigpunyent i he vist unes fotos teves al fòrum d'atletasdebaleares.com. Te volia demanar un favor. A una de les fotos surt un nin petit amb una camiseta vermella corrent. És el meu fill i m'encanta la foto. Te sabria greu passar-me-la per mail?? T'ho agrairia molt. El mail és xluque@hotmail.com.
    Moltes gràcies i esper que torneu cada any a la cursa. Al poble també va agradar molt. Salutacions,
    Maria Morey

    ResponderEliminar